Adidas da un paso al frente con productos fabricados con plástico oceánico

La marca alemana Adidas, lleva varios años implicada en el reciclaje de plásticos para su uso en la fabricación de piezas, tal como consta en el acuerdo que ha se llado junto a la asociación Parley for the Oceans, que se encarga de proteger y preservar los mares de las más de 300 toneladas de basura que los contaminan.

Dicho acuerdo implicaba fabricar ropa deportiva con el reciclaje de los residuos que se iban a sacar del mar, más que todo botellas de plástico y redes de pesca, lo que ha logrado que ahora Adidas anuncie que sólo espera usar plásticos reciclados o reciclables en sus productos en un plazo de cinco años, además de prohibir el uso de bolsas plásticas en sus tiendas y reducir sus emisiones y residuos tanto en sus fábricas como en sus oficinas.

La política medioambiental de Adidas espera ayudar a ahorrar unas 40 toneladas de plástico.

Actualmente la marca alemana produce al año más de cinco millones de zapatillas recicladas, una cifra que espera duplicar a fines de este 2019. En esta línea ecológica destaca una edición especial de su icónico modelo UltraBoost, que emplea once botellas recicladas en la producción de cada par.

Versión ecológica del UltraBoost de Adidas.

Eric Liedtke, miembro del consejo ejecutivo de Adidas, dijo en un comunicado de prensa que la meta para este año es producir 7 millones de pares de calzado, “después de un millón de pares de calzados producidos en 2017, cinco millones en 2018, planeamos producir once millones de pares de calzados que contenían plásticos de los océanos reciclados en 2019”, afirmó.

El valor de una cruzada

Aunque los zapatos no suelen ser económicos ($200 aproximadamente por par), han sido bien recibidos por los consumidores ya que valoran más la procedencia, el diseño, lo moderno, ligero y duradero.

El director de productos de Adidas Running, Matthias Amm, ha dicho que “Junto a Parley for the Oceans transformamos la amenaza del plástico en hilo reciclado y continuaremos con esta inversión conjunta a largo plazo”, y añade que “nuestra ambición es inspirar a los entusiastas del running con el proyecto de ‘Run for the Oceans’, para que nos apoyen en la lucha contra el plástico en nuestros océanos”.

En esta cruzada a favor de los océanos y del planeta, la Comisión Europea planteó para sus objetivos del 2030 que todos los envases de este material puedan tener una segunda vida, pues en Europa se reciclan menos del 30% de las 25 millones de toneladas de residuos plásticos que utiliza, cada año.

La alternativa de la ropa reciclada es otra posibilidad más a unos materiales que necesitan alargar su ciclo vital para compensar de alguna forma, el daño que genera el tan sólo fabricarlos.

El Foro Económico Mundial ha dado a conocer un informe en el que se dice que la tasa de impacto que tiene el vertimiento de plástico en el océano, es de un camino por minuto, afectando terriblemente la vida marina; además más de 480 mil millones de botellas plásticas se vendieron en todo el mundo en 2016 y medio billón en 2017 y 2018, lo que representa un aumento de cerca de 300 mil millones de botellas más en comparación con una década atrás.

El fundador de Parley, Cyrill Gutsch, es enfático: “Hoy no hay excusa para que cualquier empresa use plástico nuevo y virgen. Probamos que los consumidores están dispuestos a pagar un poco más y prefieren productos hechos de plástico no oceánico que otros productos tipo de productos no reciclables”.

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *